Cómo gestionar el impago de un cliente antes de llegar a los tribunales

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

Cómo gestionar el impago de un cliente antes de llegar a los tribunales

06.09.2017

Autor: Javier Moronatti

Temática: Contabilidad

Renegociar la cantidad, ampliar el plazo de pago o pactar intereses, entre las opciones para que la pyme cobre una deuda sin necesidad de ir a juicio.

Si un cliente, por los motivos que sea, se empeña en no pagar, resulta complicado para la pyme o el autónomo no acabar ante un juez o, directamente, dar por perdida la deuda. Sin embargo, antes de llegar a ese extremo, hay un par de pasos que el empresario o gestor del negocio puede dar.

Desde Iuris Consultas Abogados ofrecen los siguientes consejos para gestionar el impago de un cliente antes de llegar a los tribunales.

Solución amistosa

“Lo primero es intentar llegar a un acuerdo con el deudor. Si queda plasmado por escrito, mejor. El acuerdo puede versar sobre la concesión de un plazo superior para el pago, la rebaja de la deuda o el acuerdo de intereses, entre otras posibilidades. Además de lo anterior, también puede estudiarse hacer un reconocimiento de deuda o un acto de conciliación”, recomiendan desde el citado despacho.

Envío de una carta certificada

Si las opciones anteriores no surten efecto, en la pyme pueden plantearse que un abogado redacte y remita una carta certificada al deudor. En ella se reclamará el cobro y se fijará un plazo para ello. “Muchos clientes no se hacen una idea del efecto fulminante que tiene a veces esta carta firmada por su abogado. Muchos deudores, con sólo ver que se la dirige un abogado colegiado, pagan de inmediato”, explican desde Iuris Consultas Abogados.

En caso de que los intentos anteriores no consigan la satisfacción de la deuda, habrá que plantearse si merece la pena iniciar un proceso judicial o no, en función de la cantidad pendiente. “Aunque todo depende de cómo esté documentado el crédito y del análisis y estudio de cada caso particular, sí que podemos decir que, si se trata de un documento comercial o una factura, siempre y cuando la deuda no sobrepase los 250.000 euros, puede acudirse al procedimiento monitorio”, concluyen.

 

¿Quieres dejar un comentario?