El mercado del lujo, también para las pymes | BasePyme

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

El mercado del lujo, también para las pymes

06.07.2017

Autor: Javier Moronatti

Temática: Innovación

El tamaño de las pequeñas y medianas empresas como factor para ganar en agilidad, la especialización y la capacidad para adaptarse, claves para operar entre las marcas premium.

El lujo es uno de esos segmentos de mercado que parece reservado para los potentados, las grandes marcas y las compañías internacionales. Sin embargo, también hay hueco en él para las pequeñas y medianas empresas. Ejemplo de ello es la agencia publicitaria Lovebite, especializada en marcas de lujo, que ha trabajado con clientes como Puig, Elizabeth Arden, Amyris, Montibello o Freixenet, entre otros.

Desde la óptica de su experiencia, los gestores de esta empresa barcelonesa ofrecen cinco claves para que una pyme pueda desenvolverse en el ámbito prémium:

1.  Saber decir que no. “Muchas pymes, en su afán por crecer, no son capaces de escoger a un cliente y aceptan todas las propuestas sin considerar que ni una empresa va a poder satisfacer a todo tipo de clientes de la manera apropiada ni todos los clientes son los adecuados a largo plazo para una empresa”, aclaran desde la agencia.

2.  Centrarse en una especialidad. Enfocar la actividad de la pyme en un nicho de mercado conlleva tanto ventajas para ésta como para sus clientes. “Por un lado, no se puede ofrecer la máxima excelencia en aquello que no se domina al mismo nivel que tu servicio estrella y que, además, quita tiempo a otros proyectos para llegar a lo más alto. Por otro, a nivel de comunicación de la propia empresa en sí, hay que contar con una USP (unique selling proposition) pues, si decimos que somos buenos en un solo sector en concreto, a nuestros potenciales clientes les será más fácil identificarnos y hacernos con un territorio de marca como empresa”, afirman.

3.  Acoger la diversidad y trabajar con partners y colaboradores que complementen las propias habilidades.

4.  Tener mayor capacidad de adaptación. El tamaño de las pymes puede y suele ser una ventaja, ya que les hace ganar en competitividad porque son más ágiles que las grandes compañías.

5.  Estar seguro de uno mismo y ser valiente. “Poseer un pequeño negocio no es para débiles”, aseguran desde Lovebite. “No hay que tener miedo a competir con los grandes porque, al fin y al cabo, todos los grandes comenzaron siendo pequeños”, sentencian.

¿Quieres dejar un comentario?