Emprender no sólo es cosa de jóvenes

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

Emprender no sólo es cosa de jóvenes

19.04.2017

Autor: Víctor Ibáñez

Temática: Innovación

Aunque el emprendimiento se suele asociar, erróneamente, con la juventud el número de adultos mayores que trabajan por cuenta propia supera al de los jóvenes de entre 18 y 29 años que dan el paso de poner en marcha su propia idea de negocio.

Es una de las principales conclusiones del  Informe Especial GEM (Global Entrepreneurship Monitor) sobre Emprendimiento Sénior, que también destaca que las personas de cincuenta años o más tienen un papel muy relevante en las economías de todo el mundo.

El documento recoge datos recopilados entre 2009 y 2016 sobre la actividad emprendedora en 104 países y cuenta con la opinión de más de un millón y medio de adultos, de entre 18 y 80 años, de cinco regiones del mundo: África subsahariana, Oriente Medio y Norte de África, Sudeste Asiático, América Latina y el Caribe y Europa.

Emprender en la madurez

Según el trabajo de investigación realizado, “el 18% de los adultos de entre 50 y 64 años y el 13% de los que tienen entre 65 y 80 años son trabajadores por cuenta propia en comparación con el 11% de los jóvenes entre 18 y 29 y el 18% de las personas de 30 a 49 años”.

A nivel regional, el emprendimiento de las personas entre 50 y 64 años es más elevado en África, América Latina y el Caribe que en Europa, unos datos que concuerdan con las conclusiones de GEM, que indican que “los niveles de actividad emprendedora son normalmente más altos en las economías impulsadas por factores de producción, donde las iniciativas a menudo requieren habilidades más bajas y menos dinero para crecer,  que en las economías impulsadas por la eficiencia o la innovación”, como es el caso de España.

Emprendimiento sénior, un beneficio para todos

Según Thomas Schott, profesor de emprendimiento en la Universidad del Sur de Dinamarca y principal autor del informe, los emprendedores mayores traen consigo una serie de beneficios: “Todo adulto mayor que trabaja por cuenta propia evita convertirse en una carga financiera para la sociedad y, permaneciendo económicamente activo, contribuye a la economía de su país a través del pago de impuestos”. Además, sostiene que los emprendedores sénior “tienen más probabilidades que los jóvenes de emplear a más de cinco personas en sus negocios, por lo que no sólo están generando autoempleo, sino que están creando nuevos puestos de trabajo“.

¿Quieres dejar un comentario?