INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

Pequeños pasos para que nuestra pyme sea verde

26.06.2018

Autor: Víctor Ibáñez

Temática: Gestión

Hacer que una pyme sea sostenible y respetuosa con el medio ambiente no requiere grandes cambios operativos ni enormes inversiones. Basta con hacer algunas pequeñas modificaciones y cambiar determinados hábitos para hacer de nuestro negocio una empresa verde.

Algunos pequeños gestos, como una mejor utilización de la tecnología o implantar medidas de ahorro en el consumo de agua, pueden marcar la diferencia para que nuestra pyme pueda ser catalogada como una empresa verde. A veces muchas pymes desearían tener las certificaciones de que son una empresa sostenible, como marchamo de calidad y responsabilidad y como manera de que se les abran las puertas de grandes empresas que tratan de minimizar su huella de carbono.

Para que tu pyme se convierta en una empresa amigable con el ambiente y que resulte atractiva para los consumidores y, sobre todo, para las grandes corporaciones que empiezan a buscar proveedores verdes, puedes tratar de implantar unos pequeños cambios en tu organización. Se puede empezar por inculcar a los empleados la cultura del ahorro de papel. El objetivo ideal sería conseguir una empresa sin papeles, pero mientras ese objetivo se logra, aparte de reciclar todo lo que podamos, unas buenas ideas son el uso de papel reciclado, el empleo de tintas de impresión verde o la compra de baterías ecológicas y productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente.

Una parte muy importante del impacto ecológico de las empresas, y de sus gastos, es el consumo eléctrico. Para reducirlo hay medidas sencillas como configurar los equipos informáticos para que pasen al modo de bajo consumo cuando lleven un cierto periodo de tiempo sin utilizarse. Además, un grado adicional en calefacción o aire acondicionado implica en torno al 7% más de consumo, y si el aislamiento no es bueno puede llegar a ser del 10%.

Por otra parte, hay que iluminar sólo las áreas que se estén utilizando, regular los niveles de intensidad y se ha de aprovechar al máximo la luz natural. Además, todos los aparatos deben ser desconectados completamente cuando termina la jornada o si van a estar inactivos más de una hora, y es conveniente desenchufar alimentadores de corriente y cargadores,ya que consumen energía incluso apagados. Después de adoptar estas simples medidas, las empresas podrán ahorrar hasta el 30%, lo cual es positivo para el negocio y a su vez puede incentivar a la pyme a que invierta en tecnología que le permita mayores ahorros y la haga más verde.

¿Quieres dejar un comentario?