¿Qué es una pyme? (I)

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

¿Qué es una pyme? (I)

07.08.2017

Autor: Javier Moronatti

Temática: Regulación

Para que una pequeña y mediana empresa sea considerada como tal debe tener menos de 250 empleados y que su volumen de negocio anual esté por debajo de los 50 millones o bien que su balance general sea inferior a los 43 millones.

El acrónimo pyme es uno de los más conocidos y la mayoría de las personas sabe que se refiere a pequeña y mediana empresa. No obstante, más allá de la denominación, ¿cuál es la definición de pyme? ¿Cuáles son los límites para que una empresa encaje en el concepto de pyme y por qué es necesario e importante tanto que los topes estén legalmente establecidos como que sean conocidos por los dueños y/o gestores del negocio?

Definición de pyme

La Comisión Europea (CE) establece que “la categoría de pequeñas y medianas empresas -entrando en ella las microempresas- está constituida por empresas que ocupan a menos de 250 personas y cuyo volumen de negocio anual no excede de 50 millones de euros o cuyo balance general anual no excede de 43 millones”.

Cabe destacar que, así como es obligatorio respetar los umbrales referidos al cómputo de personal, una pyme puede optar por cumplir bien el criterio del límite del volumen de negocio o bien el aspecto del balance general. No tiene por qué reunir ambos y puede superar uno de los dos sin perder su condición de pyme.

Aunque cada país tiene la potestad de decidir el uso o no de la definición de pyme que recomienda la CE, ésta es la que se suele aplicar en los 28 países miembros de la Unión Europea (UE) con el fin de homologar la cuestión, lo cual no es baladí, como se verá líneas más abajo. En España, los citados parámetros son los que se tienen en cuenta.

Umbrales de las medianas, pequeñas y microempresas

Además de ser una empresa (“una entidad que ejerce una actividad económica, independientemente de su forma jurídica”, según se considera en la CE), para ser tomada como una pyme hay que cumplir los mencionados umbrales, pero también existen diferentes categorías dentro de ese concepto. En concreto, tres:

– Por microempresa se define aquella que emplea a menos de 10 personas y tiene un volumen de negocio o un balance general anual que no supera los 2 millones de euros.

– Por pequeña empresa se entiende la que ocupa a menos de 50 personas y tiene un volumen de negocio o un balance general anual que no supera los 10 millones de euros.

– Las medianas empresas son las restantes, es decir, las que tienen entre 50 y 249 trabajadores y presentan un volumen de negocio o un balance general anual que rebasa los 10 millones de euros, pero que no sobrepasa los 50 y los 43 millones respectivamente en cada uno de esos dos campos, como se ha señalado con anterioridad.

Cálculo del número de trabajadores

El cálculo de la plantilla es un criterio insoslayable para determinar a qué categoría pertenece una empresa, como ya se ha subrayado. Abarca al personal que trabaja a tiempo completo, a tiempo parcial y los trabajadores de temporada, y comprende los tipos siguientes:

– Asalariados.

– Personas que trabajan para la empresa, que tienen con ella un vínculo de subordinación y están asimiladas a asalariados con arreglo a las leyes de cada país.

– Propietarios que dirigen su propia pyme.

– Socios que ejercen una actividad regular en la empresa y disfrutan de ventajas financieras por parte de la misma.

Los aprendices o alumnos de formación profesional con contrato a tales efectos no se contabilizan dentro de la plantilla, así como tampoco los permisos de maternidad o parentales.

Continúa… 

 

¿Quieres dejar un comentario?