INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

¿Qué importe puedes deducirte de la inversión en una empresa nueva?

03.01.2019

Autor: Javier Moronatti

Temática: Fiscalidad

La base máxima que Hacienda acepta por aportaciones a negocios que empiezan su andadura es de 50.000 euros anuales en el IRPF, mientras que el tope desgravable es del 20%, incluyendo también sociedades de reciente creación.

Con el cierre de ejercicio no está de más recordar -para aquellos valientes que se lanzan a emprender o a invertir- las desgravaciones disponibles por aportaciones a empresas nuevas. Las cuentas son sencillas, puesto que la base máxima de deducción en el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) es de 50.000 euros anuales y está formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas. Asimismo, los contribuyentes pueden deducirse el 20% de las cantidades satisfechas en negocios que dan sus primeros pasos o que sean de reciente creación. Con todo, haciendo la correspondiente operación, la cantidad tope desgravable ante la Agencia Tributaria por inversión en sociedades que encajen en esos parámetros es de 10.000 euros anuales. No obstante, esas empresas deben cumplir los siguientes requisitos:

– Forma de sociedad anónima (laboral o no) o sociedad de responsabilidad limitada (ídem).

– Deberá ejercer una actividad económica que cuente con los medios personales y materiales para el desarrollo de la misma. En particular, no podrá tener por objeto gestionar un patrimonio mobiliario o inmobiliario.

El importe de la cifra de los fondos propios del negocio no podrá ser superior a 400.000 euros en el inicio del periodo impositivo en que el contribuyente adquiera las acciones o participaciones.

Condiciones para practicar la deducción por invertir en empresas nuevas

En cuanto a los inversores, éstos deben cumplir los umbrales que figuran a continuación.

– Las acciones o participaciones serán compradas en el momento de la constitución de la sociedad o mediante ampliación de capital efectuada en los tres años siguientes a la puesta en marcha y permanecer en su patrimonio por un plazo superior a tres ejercicios e inferior a doce.

– La participación directa o indirecta del contribuyente, junto con la que posean en la misma empresa su cónyuge o cualquier persona unida al contribuyente por parentesco -en línea recta o colateral, por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado incluido- no puede ser superior al 40% por ciento del capital social.

– Que no se trate de acciones o participaciones en una sociedad a través de la cual se ejerza la misma actividad que se venía realizando anteriormente mediante otra titularidad.

– Para la práctica de la deducción será necesario obtener una certificación expedida por la empresa indicando el cumplimiento de los requisitos señalados.

– Quedan fuera de la desgravación las cantidades a las que se les aplique otra deducción de carácter autonómico en el ejercicio de las competencias del territorio en cuestión en el IRPF.

¿Quieres dejar un comentario?