INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

¿Qué puede impulsar a Hacienda a hacer una inspección en tu negocio?

15.05.2018

Autor: Javier Moronatti

Temática: Fiscalidad

Determinadas situaciones contables pueden llamar la atención de la Agencia Tributaria, que también puede analizar las cuentas de tu empresa por una elección aleatoria, por seguimiento rutinario.

A nadie suele hacerle gracia que Hacienda se interese por sus libros de cuentas, por sus facturas. Si te ves envuelto en esa situación, aquí te contamos cómo actuar ante una inspección de la Agencia Tributaria. Sin embargo, no conviene adelantar acontecimientos y tratar de evitar esa intervención.

Inspecciones rutinarias

Lo primero que debes tener en cuenta es que, hayas actuado de forma sospechosa o no, Hacienda tiene pleno derecho a indagar en tus números. Es más, puede darse el caso de que te toque una inspección aleatoria, por seguimiento rutinario. De verte afectado por una de ellas sólo te quedará cumplir los requerimientos de los inspectores y esperar que no ocurra nada, lo cual sucederá si tienes las cuentas en regla.

¿Por qué Hacienda puede hacer una inspección en tu negocio?

Además del supuesto anterior, hay ciertas actuaciones que suelen llamar la atención de la Agencia Tributaria. Son las siguientes:

1.- No presentar las declaraciones correspondientes en caso.

2.- Dejar de declarar las subvenciones que no están exentas.

3.- Incluir gastos que no son deducibles. Como autónomo es recomendable intentar desgravarse todo lo que sea posible, pero sin excederse metiendo los desembolsos no relacionados con la actividad profesional. Como es lógico, cuando más ‘canta’ es si las cantidades deducidas son mayores que los ingresos. (Te descubrimos los gastos que son desgravables para los autónomos).

4.- Devoluciones de impuestos excesivas. Los reimportes deben ajustarse a las operaciones efectuadas.

5.- Descuadres entre modelos trimestrales y anuales.

6.- Solicitud de NIF intracomunitario. La Agencia Tributaria suele asegurarse de que realmente una empresa precisa el documento necesario para hacer negocios en el extranjero.

7.- Sociedades inactivas. Si dejas un negocio sin actividad y pones en marcha otro similar, te arriesgas a que Hacienda sospeche y te haga una inspección.

¿Quieres dejar un comentario?