INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

¿Qué tipo de app le conviene a mi Pyme?

02.06.2016

Autor: Víctor Ibáñez

Temática: Innovación

A la hora de decidirse a que nuestra pyme tenga una app, hay que elegir muy bien el tipo de aplicación.

De entre las muchas que ofrece el mercado hemos de decidirnos por aquella que más se adapte a las necesidades de nuestra empresa y que mejor rendimiento nos ofrezca.

Está claro que las pymes no se pueden quedar atrás en la revolución digital. Uno de los elementos primordiales son las apps, herramientas de gran utilidad para la legión de posibles clientes que llevan un smartphone en el bolsillo.

app-movil-pymes

Una app, sea del tipo que sea, ayudará a reforzar la marca de nuestra pyme y la posicionará mucho mejor, dado que los clientes y usuarios pueden consultar nuestra aplicación en cualquier parte y en cualquier momento.

¿Qué es una app y cuántos tipos hay?

Antes de nada hay qué tener claro que es un app o aplicación móvil. Es un elemento informático especialmente diseñado para ser manejado desde un dispositivo móvil, bien sea un smartphone o una tablet. Son pequeños pero atractivos programas que se pueden descargar desde las diferentes plataformas on-line.

Lo primero a tener en cuenta es que hay tres grandes tipos de app: las aplicaciones nativas, las aplicaciones web o las híbridas. Cada una de ellas tiene una serie de rasgos que nos pueden resultar más o menos convenientes para conseguir los resultados que queremos obtener con la implantación de este tipo de herramienta.

El primer tipo de app son las aplicaciones nativas, que son aquellas desarrolladas mediante un lenguaje y un software específico para lograr que funcionen de una manera muy fluida y estable. Entre las ventajas con que cuentan es  que son accesible en tiendas para su distribución y, la gran mayoría, no necesitan estar conectadas permanente a Internet para funcionar. Entre los inconvenientes se encuentra que necesitan muchos recursos y que solo se pueden utilizar en un dispositivo compatible con el sistema para el cual hayan sido desarrolladas.

Otra opción a la hora de elegir qué tipo de app usamos son las Web app, aquellas que pueden funcionar a la vez en cualquier tipo de dispositivo, algo que es posible ya que la app se construye de forma independiente del sistema operativo en el que se vaya a utilizar ya que se ejecutan dentro de los navegadores web.

Algunas de las ventajas de este tipo de app son que el código de programación es compatible con múltiples plataformas y se desarrolla de una forma más sencilla y económica. Entre los reparos que tiene una web app es que siempre necesitan conectarse a Internet para funcionar y que la experiencia de usuario es más limitada que con una app nativa.

Finalmente tenemos las aplicaciones híbridas, aquellas que combinan las ventajas de los otros dos tipos, y que son la opción más económica para llegar al máximo número de usuarios. Son herramientas que se pueden distribuir en tiendas de IOS y Android y su código base se usa en múltiples plataformas.

¿Quieres dejar un comentario?