¿Quieres asegurarte el cobro de los productos que exportes? Descubre el 'forfaiting'

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

¿Quieres asegurarte el cobro de los productos que exportes? Descubre el ‘forfaiting’

07.02.2018

Autor: Javier Moronatti

Temática: Internacionalización

Las entidades financieras adelantan, en ciertos casos, el importe de las ventas que la pyme aplaza a sus clientes extranjeros sin que aquéllas tengan posibilidad de recurso si se produce un impago.

Que la pyme exporte es, de entrada, una buena noticia. Esa actividad significa, en primer lugar, que el negocio crece. Además, que lo hace en mercados exteriores, con lo que se da una diversificación en los ingresos. Más ventas, menos riesgos. En principio, todo suena de maravilla. Sin embargo, como cualquier exportador sabe, hasta que se llega allí hay que recorrer un largo camino: estudios financieros y jurídicos, captación de clientes, negociación, etc. Por si toda esa odisea no fuese suficiente, siempre queda un último paso: cobrar.

Aplazar los cobros a los clientes

Una fórmula habitual para dar facilidades de pago -y tratar con ello de asegurarse el mismo, así como de fidelizar al cliente- es dividir y diferir los cobros. Aun así, también se corre el riesgo de no cobrar. Ahí es donde aparece una herramienta financiera que puede resultar muy eficaz: el forfaiting.

¿Qué es el forfaiting?

Básicamente, esta práctica consiste en que las entidades financieras adelanten el importe de las ventas que la pyme ha aplazado previamente a sus clientes extranjeros. La otra gran ventaja del forfaiting es que, si se produce un impago, los bancos no tienen opción de ir contra la empresa a la que le han adquirido los documentos financieros, créditos comerciales, pagarés o cualesquiera sean los instrumentos de pago negociables con vencimiento diferido correspondientes al pago de los bienes y servicios exportados.

Asegurar el cobro de los productos vendidos

El forfaiting puede ser de gran utilidad para la pyme exportadora, puesto que sortea el riesgo de impago: únicamente tiene que preocuparse de entregar los productos. Como es lógico, la financiación que permite el forfaiting es más cara que en otros casos, ya que es el banco el que asume los riesgos y cobra por ello. Además, la entidad financiera hará un estudio en cada operación para tratar de asegurarse al máximo de la viabilidad de la misma. Por ello, no todos los exportadores pueden optar al forfaiting.

¿Quieres dejar un comentario?