Y las actividades económicas exentas de pagar el IVA son...

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

Análisis

Y las actividades económicas exentas de pagar el IVA son…

14.11.2017

Autor: Javier Moronatti

Temática: Fiscalidad

El impuesto sobre el valor añadido es una obligación para los proveedores de bienes y servicios, muchos de los cuales son pymes y autónomos, pero hay ciertas excepciones.

El impuesto sobre el valor añadido (IVA) es un tributo que se aplica a la entrega de bienes o la prestación de servicios, cuyos proveedores son en muchas ocasiones pequeñas y medianas empresas o trabajadores autónomos. Su carácter puede ser general (con lo que el porcentaje que se aplica es del 21%), reducido (10%) o superreducido (4%), dependiendo del producto de que se trate, de la consideración de la importancia que ése tenga para el consumidor según el criterio del Gobierno.

Así, por ejemplo, los medicamentos o los alimentos, al ser calificados de primera necesidad, quedan en el grupo con la tasa más baja. Aunque la categorización de esos casos es sencilla, ésta no siempre está tan clara y surgen diferencias, polémicas y hasta agrias discusiones entre los proveedores de esos bienes y servicios y los responsables políticos.

En ese sentido, es preciso recordar que el IVA que se repercute mensual o trimestralmente a esos profesionales se calcula tomando la diferencia del IVA achacado a los clientes y el IVA soportado deducible.

Las actividades exentas de IVA

Más allá del funcionamiento de este gravamen, hay un puñado de actividades  económicas por cuya realización no existe obligación de abonar el IVA. Algunas de ellas afectan de lleno a los trabajadores por cuenta propia, otras no. El conjunto de las mismas son las siguientes:

– Enseñanza en centros públicos o privados autorizados y clases particulares por personas físicas sobre materias incluidas en los planes de estudios del sistema educativo. Servicios de atención a niños en el centro docente prestados en tiempo interlectivo.

– Asistencia a personas físicas por profesionales médicos y servicios sanitarios.

– Servicios profesionales, incluidos aquellos cuya contraprestación consista en derechos de autor, prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios y gráficos. En este caso, sin duda, afecta de lleno a los trabajadores autónomos.

– Operaciones y prestaciones de servicios relativas a seguros, reaseguros y capitalización.

– Servicios de mediación prestados a personas físicas en diversas operaciones financieras.

– Arrendamiento de viviendas y entrega de terrenos rústicos y no edificables, así como segunda y ulteriores entregas de edificaciones.

– Entrega de sellos postales y efectos timbrados de curso legal

– Entre las exenciones relacionadas con el comercio exterior, la entrega de bienes expedidos y transportados fuera del territorio peninsular español e Islas Baleares, ya sea con destino a otros miembros de la UE o a territorios terceros.

 

¿Quieres dejar un comentario?