Emprendimiento: una radiografía de las empresas familiares en España | BasePyme

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

En primera persona

Emprendimiento: una radiografía de las empresas familiares en España

31.05.2016

Autor: José Carlos Casillas

Temática: Gestión

José Carlos Casillas, codirector de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Sevilla nos habla sobre empresas familiares.

¿En qué momento se encuentra la empresa familiar en España?

En primer lugar, hay que decir la empresa familiar es la columna vertebral de la economía española ya que lo son nueve de cada diez empresas. Son muy intensivas en mano de obra y han tenido que superar problemas de financiación. Son muy resistentes y flexibles.

¿Cómo han afectado a la empresa familiar los ocho años de crisis?

Son muchas las empresas familiares que han desaparecido como consecuencia de la crisis. Pero las que han resistido lo han hecho tratando de mantener el mayor número de trabajadores posible, renunciando en buena parte a sus propios beneficios, sus productividad y su competitividad.

En cuanto al futuro, ¿qué toca afrontar, cuáles son los retos, las posibles amenazas y las oportunidades potenciales que vienen?

El mayor reto, si definitivamente damos por superada la crisis, es el crecimiento, la innovación, la internacionalización. En la próxima década, todos los sectores van a verse sacudidos por cambios disruptivos globales, que van a venir de la mano de tecnologías emergentes y nuevos modelos de negocio, con grandes competidores globales. Si las empresas familiares de nuestro país quieren sobrevivir, deben adelantarse a estos cambios, tratando de protagonizar y ejercer su liderazgo.

¿Cuáles son los elementos clave de una empresa familiar de éxito? ¿Existen puntos comunes en los proyectos empresariales familiares de éxito que ha conocido? 

El éxito en cualquier empresa se basa en su competitividad. Pero esa competitividad debe acompañarse en las empresas familiares en una adecuada gestión de la relación familia y empresa. La profesionalización, entendida como la gestión de la empresa por personas con la capacitación necesaria, sean o no familiares, es fundamental.

¿Qué resulta esencial en el gestor o en el grupo de gestores de una empresa familiar?

Lo fundamental es que tenga la preparación, la experiencia y las capacidades necesarias para gestionar la empresa. Una adecuada formación y la capacidad de generar un equipo profesional son esenciales. Si a esto le sumamos la implicación emocional con la empresa, el éxito a largo plazo estará más al alcance.

¿Cuáles son los principales problemas en la gestión y dirección de personas en el ámbito de la empresa?

Uno de los principales errores de las empresas familiares es considerar que el mejor gestor siempre tiene que pertenecer a la familia propietaria, aunque no tenga la formación ni las capacidades que el puesto requiere. La confusión de los objetivos familiares y empresariales deben separarse y desde esa separación es más sencillo que unos contribuyan a los otros. En el ámbito de la empresa, las personas deben tratarse en función del valor que generan para la organización y los lazos familiares deben pasar a un segundo plano.

¿Qué significa para la empresa familiar la captación y la retención del talento?

Este es un tema esencial en estos momentos y lo será aun más en el futuro, como consecuencia de los cambios tan rápidos y radicales que estamos empezando a vislumbrar en la economía del presente siglo. Pero antes hay que hablar de la generación del talento. Las empresas familiares deben apostar por identificar y desarrollar al máximo el talento de los miembros más jóvenes de la familia. Asimismo, la empresa familiar debe ser capaz de ser un proyecto lo suficientemente ilusionante como para atraer el talento externo que la empresa necesite, y que debe buscarlo allí donde se encuentre. Y, finalmente, deben desarrollar programas específicos que retenga a los mejores en la empresa, formarlos, permitir su desarrollo y recompensarlos como merecen. Como dijo Elbert Hubbard, “una máquina puede hacer el trabajo de cincuenta hombres normales, pero ninguna máquina puede hacer el trabajo de un  hombre extraordinario”.

¿Cree que hay una cultura empresarial y de emprendimiento en España similar a la que existe, por ejemplo, en los EEUU o en el resto de la UE? ¿Qué nota le pone a la cultura emprendedora en España?

El mundo del emprendimiento en España está cambiando mucho y muy rápidamente en España, y para bien. De hecho, este cambio cultural está siendo mayor que el que se está produciendo en las empresas ya establecidas. En España están surgiendo muchas y buenas startups, pero tienen que desarrollarse en un ecosistema que les hace difícil consolidarse, desarrollarse, crecer e internacionalizase. Nuestras universidades están trabajando en el fomento del emprendimiento innovador, pero fallan aspectos esenciales, como la financiación, la necesidad de tracción de grandes empresas y por supuesto, la legislación.

¿Por qué la percepción del fracaso, al menos en España, sigue siendo tan punitiva para el empresario que no logra sacar adelante un proyecto?

La pregunta lleva implícita la respuesta. Que un proyecto no funcione no es necesariamente un fracaso, sino una oportunidad de aprendizaje. Todo empresario sabe que tiene que invertir en varios proyectos para que uno de ellos ofrezca buenos resultados. Los emprendedores tienen que probar sus proyectos, muchos no saldrán adelante, pero aquellos que lo hagan compensarán todos los esfuerzos. Lo importante no es el éxito o el fracaso, sino la capacidad de aprender.

¿Cómo deben gestionarse el cambio y el fracaso en la empresa familiar?

El cambio no es que sea algo necesario, es algo inevitable. Las empresas familiares de hoy deben ya pensar en como van a reinventarse en los próximos años. La gestión del cambio debe manejar dos procesos: por un lado, mantener la competitividad en el negocio actual; y por otro explorar, experimentar nuevas alternativas basadas en las tecnologías que están ya retando trasversalmente a todos los sectores. El fracaso será el resultado que obtengan aquellas empresas que se queden quietas, prudentemente esperando a ver que pasa.

Delegar y confiar en el equipo, ¿dos de los grandes debes en la cultura empresarial familiar?

Estos aspectos han sido tradicionalmente dos de las barreras para el crecimiento de las empresas españolas. Se sabe que el tamaño medio de las nuestras empresas, especialmente el de las familiares, es demasiado pequeño. Nuestras empresas han de crecer y para ello es imprescindible que profesionalicen su gestión en el sentido expuesto anteriormente. Delegar y confiar en un equipo capacitado y con talento forma parte de dicha profesionalización. El buen directivo es aquel que no se nota cuando está ausente; esto es, que ha sido capaz de que sus equipos hayan interiorizado completamente sus ideas y sean capaces de ejecutarlas sin él.

Se habla mucho de economía colaborativa, ¿hay espacio para ella en un mundo tan competitivo como el de la empresa? ¿Ofrece ventajas a la empresa familiar la cooperación frente a la competencia?

El término economía colaborativa engloba muchas cosas muy diferentes. Lo que no cabe duda es que están surgiendo nuevos modelos de negocio que suponen un verdadero desafío para las empresas existentes. La competencia es hoy día un fenómeno mucho más complejo que en el siglo pasado, con nuevos actores, nuevos tipos de relaciones entre ellos y donde las tecnologías están alterando los cimientos en todos los ámbitos. En este contexto, las empresas no son ya entes aislados, sino que forman redes de colaboración y de alianzas, con clientes, proveedores e incluso, a menudo, con empresas competidoras.

¿Qué papel juega la ética en la gestión empresarial?

La ética forma parte de los cimientos de cualquier organización que quiera sobrevivir en el tiempo. Los comportamientos poco éticos acaban siempre por tener consecuencias funestas, ya sea antes o después. Y especialmente relevantes son determinados valores que las propias empresas familiares defienden de manera especialmente clara en relación con el funcionamiento de la relación entre la empresa y la sociedad. Las empresas familiares tienden a comportarse bajo principios como la orientación a largo plazo, la conexión con el entorno local, la anteposición del empleo frente a los beneficios, un ejemplo de redistribución de la riqueza, la responsabilidad social y medioambiental, etc…

¿Quieres dejar un comentario?