Entrevista a Carlos Pierre, Cofundador de la ‘app’ Badi

INICIAR SESIÓN

¿Olvidé mi contraseña?

Si no tienes cuenta en BASEPYME registrarme

cerrar

REGISTRARSE

Datos de usuario


He leído y acepto las condiciones legales.

* Campos obligatorios

Amplia el formulario para registrar ahora tu empresa en BASEPYME

Introduce una palabra o frase a modo de clave. La deberán utilizar los empleados para certificar su pertenencia a la empresa, desde la sección "Empresa" de su perfil de usuario.

En la sección "Empresa" de tu perfil de usuario puedes completar datos adicionales de tu empresa, como enlaces a redes sociales, logotipo, vídeo corporativo, etc.

Si ya tienes cuenta en BASEPYME iniciar sesión

cerrar

OLVIDÉ MI CONTRASEÑA

cerrar

En primera persona

Entrevista a Carlos Pierre de Badi

24.06.2016

Temática: Innovación

“Es una especie de Tinder pero para pisos compartidos”. Explica Carlos Pierre, uno de los creadores de Badi, la app que ayuda a encontrar habitación de alquiler.

“Nuestra aplicación no sólo es gratuita, sino que también es rápida, permite operar desde el móvil, es instantánea y tiene un chat integrado”, añade. Badi sólo posibilita el contacto, puesto que la transacción económica se hace aparte.

badi app

Esta app, que empezó a funcionar en agosto de 2015, tiene una vocación abierta, ya que está pensada tanto para el alquiler vacacional como no vacacional, se dirige tanto al mercado primario como al secundario y pretende dar servicio a estudiantes (con un rango de edad entre los 18 y los 23 años), profesionales junior (de 23 a 30 años) y los profesionales sénior (de 30 a 50 años).

Disponible para los sistemas operativos iOS y Android, con apenas un año de vida, Badi registró más de 6.000 descargas en sus primeros tres meses y, aunque por ahora da servicio sólo en Madrid y Barcelona, sus creadores pretenden ampliar e internacionalizar la oferta en breve.

Sin ánimo de restarle mérito a la propuesta de Badi y al esfuerzo que en su creación y desarrollo se ha invertido, dada su sencillez y el servicio que ofrece, casi sorprende que no se hubiera inventado antes. ¿Qué opina?

El hecho es que la mayoría de plataformas hasta la fecha han intentado abarcar un vertical completo (en este caso, inmobiliario) incluyendo el alquiler y la compra venta de viviendas. Nosotros nos hemos centrado únicamente en el potencial de los pisos compartidos. Nos hemos dado cuenta de que los usuarios que buscan un piso compartido quieren una plataforma especializada que únicamente sirva para eso.

Las aplicaciones van llegando a cada rincón de la vida cotidiana, cubriendo más y más nichos en los que, de pronto, alguien detecta un vacío. ¿Tienen límite? ¿Hasta qué punto, a largo plazo, van a incrustarse en todas las actividades humanas?

En mi opinión, no pararán de lanzarse aplicaciones (se lanzan más de 20.000 cada mes), sobre todo teniendo en cuenta los últimos lanzamientos en dispositivos portátiles. En el futuro cualquier persona con un smartwatch o un smartphone podrá obtener cualquier producto o servicio a distancia (obviando la comunicación) de manera prácticamente inmediata. No creo que sea una burbuja que vaya a explotar, al fin y al cabo del 100% de aplicaciones nuevas cada mes, solo un 5-10% siguen con vida dos años después, por lo que el propio mercado realiza una criba natural.

¿Podría hacernos un resumen de los hitos de Badi, desde cómo surgió la idea hasta el momento actual?

Lanzamos en septiembre de 2015 una versión Beta para iOS y Android, en diciembre de ese mismo año ya nos habían nombrado ‘Mejor aplicación española de 2015’ y se producían en la plataforma más de 500 matches por día. En enero 2016 cerramos nuestra ronda de financiación de 300.000 euros con el fondo internacional Mangrove Capital Partners y tres inversores privados (Marc Ingla, Didac Lee y Pablo Zubicaray), al cabo de 3 meses ya habíamos superado las expectativas y en mayo cerramos otra ronda de un millón de euros con Mangrove Capital partners. El equipo ha pasado de una sola persona a estar formado por quince en sólo ocho meses.

¿Cuál ha sido el momento más complicado de esta meteórica carrera?

El momento más complicado siempre es cuando estas negociando una ronda de financiación a unos días de quedarte sin dinero.

¿Cuáles cree que son las grandes ventajas de Badi, las claves que han llevado a su rápido crecimiento?

En pocas es palabras es eficaz, fácil de usar, rápida y está especializada. Las funcionalidades clave de Badi son el sistema de matching, la ‘usabiidad’, el chat integrado para hablar instantáneamente y que no hay intermediarios ni comisiones.

¿Tienen pensado ampliar la oferta de Badi desde el alquiler de habitaciones a pisos completos, a la compra de éstos o a otros ámbitos?

De la misma manera que los usuarios se han acostumbrado a compartir coche, a servicios o a vender y comprar cosas de segunda mano sin intermediarios, se acostumbrarán a compartir vivienda. En las ciudades eficientes del futuro, los espacios se compartirán con total normalidad y nosotros queremos crear una herramienta para hacerlo más fácil. Badi se centrará únicamente en pisos compartidos, queremos ser el referente en Europa y en EEUU.

De Madrid y Barcelona, ¿hasta el cielo? ¿Cuáles son los próximos mercados a los que Badi dará cobertura?

Estamos preparando una campaña en televisión a escala nacional, en los próximos meses queremos convertirnos en la plataforma número uno para compartir piso y, a partir de 2017, empezaremos nuestra expansión por EEUU y Europa.

¿Alguna idea en mente que se pueda contar para crear otra aplicación?

La mayoría de las nuevas ideas que tengo para crear otras aplicaciones no las contaría de lo malas que son y las pocas buenas, tampoco. Por si acaso. Ja, ja, ja, ja.

¿Es difícil encontrar financiación para crear una ‘app’? ¿Puede llegar a no ser necesaria la financiación externa porque los costes sean bajos? ¿Qué cantidad aproximada considera imprescindible, de media, para poner en marca una aplicación?

Si en el equipo fundador hay programadores se puede lanzar una app sin prácticamente inversión. Si la aplicación se puede vitalizar fácilmente no necesitará financiación para darse a conocer (muy pocas lo consiguen). Si la aplicación empieza a monetizar desde el minuto 0 se puede crecer muy poco a poco sin financiación. Tanto si una aplicación monetiza como si no, es necesaria la financiación para pasar de nivel 1 al 10.

¿Le parece que, dada la pujanza del sector tecnológico en otros países –especialmente EEUU- y la situación económica y laboral de España, marcharse es el camino inevitable, o cuanto menos recomendable, para emprendedores, desarrolladores o personas jóvenes de perfil similar?

No. Está claro que si alguien quiere emprender, de momento, el mejor lugar para hacerlo es EEUU, pero aquí en España, y concretamente en Barcelona, hay programadores y emprendedores con muchísimo potencial. En los próximos años veremos varias startups españolas convertirse en compañías con valoraciones superiores a los 500 o 1.000 millones de euros y a fondos internacionales de capital riesgo invirtiendo en nuestro país.

¿Quieres dejar un comentario?